que es un data center

¿Qué es un data center y qué tipologías puedes aplicar en tu empresa?

14 minutos

¿Sabrías decir qué es un data center? Probablemente, hayas escuchado o leído este término en diversas ocasiones. De hecho, es muy probable que lo hayas visto en tu lugar de trabajo sin saber exactamente qué era.

Sin embargo, si diriges un negocio, es un concepto que deberías conocer, si bien es cierto que siempre se puede profundizar en la materia. Por eso en el artículo de hoy te explicamos qué es un data center exactamente y te hablamos de su clasificación y de sus tipologías.

¿Qué es un data center exactamente?

A nivel primario, un data center se define como la arquitectura física de elementos necesarios para albergar servidores y equipos de telecomunicaciones. Se trata de un conjunto de dispositivos físicos que garantizan la continuidad de estos equipos, en los que podemos diferenciar una parte de hardware -los propios elementos físicos- y una de software, en la que se engloban los aspectos informáticos del sistema.

Para poder identificar un data center en un conjunto de elementos físicos, debemos diferenciar la existencia de redes de distribución eléctrica, alojamiento de los equipos de telecomunicación y los servidores, el imprescindible control de la climatización y sistemas de monitoreo y seguridad física.

Aspectos a tener en cuenta en la selección de elementos para un Data Center

Tal y como hemos expuesto al explicar qué es un data center, existen cuatro elementos básicos que deben considerarse a la hora de diseñar un centro de datos para poder denominarlo como tal. Profundicemos en cada uno de estos elementos para entender mejor las necesidades y la configuración de este tipo de sistemas.

Distribución eléctrica

Una de las principales necesidades de un data center es la continuidad en el suministro de energía eléctrica. Por este motivo resulta fundamental que el equipo incluya alternativas en el sistema de distribución, como pueden ser grupos electrógenos, UPS o ATS -como elementos de respaldo-, tableros de distribución eléctricas o energy box, capaces de alimentar PDU y PSM.

Ahora bien, el diseño de los sistemas de distribución eléctrica dependerá siempre de las necesidades concretas de la organización en este sentido. Un corte de energía en una sala de operaciones resultaría mucho más dramático que la misma situación en un almacén logístico, por lo que la preparación del data center ante posibles fallos debe ser mucho mayor, de modo que se garantice un tiempo de respuesta prácticamente imperceptible.

Alojamiento físico de los equipos de telecomunicación y los servidores

Cuando hablamos del alojamiento físico de los data center, es inevitable hablar del rack -el elemento en el que se instala el equipo al completo-, más allá de la ubicación que se le va a dar en las instalaciones de la organización. En este sentido, cabe hacer una diferenciación relevante: los racks diseñados para servidores y los preparados para albergar equipos de telecomunicaciones.

En el primer caso, se deben tener en cuenta aspectos como la profundidad, la altura, la accesibilidad, el peso que debe soportar y, sobre todo, la arquitectura para el diseño de frío. No albergan grandes cantidades de cable, pero sí incluyen los equipos de almacenamiento y procesado de datos, los cuales generan grandes cargas térmicas que se resolverán mediante la climatización. Esto supone que el ancho habitual en este tipo de racks sea de unos 600 mm.

Por otra parte, nos encontramos con los racks para equipos de telecomunicación, los cuales, en este caso sí deben albergar un gran cableado, desde el cual se gestionan los terminales de los usuarios. Por ello debe incluir un ancho de unos 800 mm, para permitir la correcta organización de los  cables sin generar riesgo eléctrico.

Por último, se debe considerar una diferencia entre arquitecturas abiertas y cerradas. Los racks que se corresponden con la primera opción, deben mostrar al menos un 85% de permeabilidad, por lo que se construyen con puertas microperforadas en forma de malla de abeja. Por otro lado, cuando hablamos de arquitectura cerrada, las puertas suelen ser de vidrio o de metal, diseñadas para permitir la entrada de aire al interior.

Control de climatización

El control de la climatización es uno de los aspectos más complejos en el diseño, configuración e instalación de un data center, ya que se requiere considerar un gran número de variables a la hora de desarrollarlo. En este sentido, la cuestión principal reside en diferenciar entre arquitecturas de control de climatización abiertas y cerradas.

Las primeras son aquellas que inyectan aire a un pleno o sala blanca -como se conoce al lugar en que se instalan los data centers-, concretamente a la parte frontal de los racks, bien sea a través del piso o mediante columnas de refrigeración. Al mismo tiempo, los propios racks expulsan el aire caliente por su parte posterior, en un circuito que en el sector IT se ha bautizado como pasillo frío/caliente.

En cuanto a la arquitectura de control de climatización cerrada, tiene un funcionamiento similar a la anterior, aunque en este caso, en lugar de inyectar aire frío a la instalación, se aplica directamente en los propios racks, lo que garantiza un sistema de refrigeración más eficiente. Aunque ambos sistemas presentan ventajas y desventajas, la realidad es que a la hora de escoger el sistema más adecuado para grandes servidores la opción ideal es un control cerrado, ya que la climatización es mucho más exacta.

Climatización activa y climatización pasiva

Además de clasificar los sistemas por su funcionamiento, también podemos hablar de dos tipos de climatización: climatización activa y climatización pasiva. En este último caso, no aparecen sistemas destinados al enfriamiento, generalmente porque la carga térmica de los racks no es demasiado alta, por lo que el diseño del control de climatización se basa en la instalación de celosías, distanciadores de techo o puertas de malla de abeja, cuya única finalidad es facilitar la ventilación.

En cambio, cuando hablamos de climatización activa nos referimos a equipos que incorporan alguna generación de movimientos en el flujo de aire y que permiten el control de la temperatura de forma constante. Esto incluye desde los sistemas de refrigeración más básicos, como ventiladores, filtros de aire o intercambiadores de aire, hasta dispositivos de refrigeración activa como los refrigeradores Blue E+ o columnas de refrigeración LCP de expansión directa o enfriados por agua.

A la hora de escoger un sistema de climatización resulta fundamental valorar la carga térmica de los equipos en el interior de los racks, las temperaturas máximas y mínimas cuando los dispositivos están operando, las condiciones ambientales de la ubicación -como humedad, temperatura en verano e inverno o polución, entre otros aspectos-, además de la presencia de operarios y otras cargas térmicas cercanas a la instalación.

Monitoreo y seguridad física

Tanto la sala blanca como los propios racks que almacenan los equipos requieren de avanzados niveles de seguridad para proteger el sistema. Hablamos, en primer lugar, de controles de acceso por usuarios, bien sea totales, parciales por horarios concretos o en días determinados. Es esencial tener estas diferenciaciones en mente a la hora de conceder accesos de cualquier tipo.

Por otra parte, también es conveniente diseñar un sistema de accesos para los proveedores de servicios -como mailing, Internet, etc.-, que no van a acceder permanentemente a los equipos, pero sí necesitarán hacerlo en ciertos momentos, por lo que nuevamente los permisos temporales son la opción más adecuada.

En cualquier caso, hay que entender que hablamos de equipos de un elevado precio, por lo que es imprescindible determinar los protocolos de entrada y salida, incluso para los operarios de mantenimiento y el resto de individuos que trabajan permanentemente en estas dependencias.

Clasificación de los data centers según su disponibilidad y su fiabilidad

En función de la disponibilidad, de la fiabilidad, del espacio y la seguridad -por tanto también de la eficiencia, de los recursos ante un fallo eléctrico y de la refrigeración-, podemos encontrar diversos niveles de data center clasificados mediante el sistema Tier. Se trata de una certificación de buenas prácticas otorgada por la American National Standars Institute y presenta las siguientes opciones.

Tier 1

Se trata de la posibilidad más básica con respecto a los data centers, cuyo mantenimiento implicaría el detenimiento absoluto del sistema, que además puede sufrir interrupciones por cortes eléctricos. Es apto únicamente para pequeñas y medianas empresas.

Tier 2

El Tier 2 presenta redundancia, lo que implica menor susceptibilidad a fallos eléctricos, aunque únicamente está conectado a una línea, por lo que sigue habiendo posibilidad de interrupción. Nuevamente, sus paros serían completos para las tareas de mantenimiento y únicamente tienen una línea de refrigeración.

Tier 3

Para negocios que funcionan de manera constante, el nivel de data centers Tier 3 ofrece mayor seguridad ante cortes de electricidad, ya que tiene conexión a distintas líneas eléctricas y de refrigeración, aunque habitualmente sólo mantiene conexión con una de ellas. Precisamente por eso, en este caso no es necesario detener el sistema para su mantenimiento.

Tier 4

Por último, el Tier 4 es un nivel de data center destinado principalmente a instituciones gubernamentales, entidades bancarias o empresas multinacionales, que requieren sistemas de alta envergadura para el intercambio y el almacenaje de datos. Su disponibilidad es prácticamente del 100%, ya que permanece conectado simultáneamente a diversas líneas eléctricas y de refrigeración.

Rittal, tu proveedor de data center

Rittal es uno de los líderes en la producción de data centers a nivel internacional, ya que ofrece equipos perfectamente escalables y ampliables, con sistemas de refrigeración adaptados a las necesidades de cada empresa y con una distribución segura de la corriente eléctrica para garantizar la minimización de interrupciones de cualquier tipo.

Además, también ponemos a tu disposición nuestro departamento de consultoría, donde, entre otras cuestiones, podemos ayudarle en el diseño de un data center adecuado a sus circunstancias y necesidades.

Solicita asesoria comercial

Déjanos tu comentario

No hay comentarios

Enclosures Power distribution Climate control IT infrastructure Software & services